Pruebas de Impresión //

Seguimos la normativa ISO 12647:2-2004 de color tanto en off set, digital o rotulación, esto significa que tenemos la capacidad de imprimir igual que en cualquier imprenta de Europa que trabaje con esta normativa.
Grupozona cuenta con la tecnopogía de control de color adecuada a tal efecto, lo que permite tener un exhaustivo control del color en todas nuestras impresiones.
Realizamos pruebas de color certificadas en CMYK bajo los estándares ISO o FOGRA.

Todoello nos sirve de control de calidad a lo largo del porceso de trabajo, minimizando los riesgos de cambio de color en los trabajos finalizados

En que consiste la prueba de impresión

¿Todas las pruebas de imprenta son pruebas de color?

Llamamos prueba de imprenta a cualquier documento, físico o virtual, que tenga como finalidad la comprobación de algún aspecto de un trabajo impreso, antes de la impresión efectiva del trabajo. Aunque también es posible obtener pruebas sin soporte físico, es decir, en pantalla (soft proofs) en este post nos centraremos en las pruebas impresas (hard proofs).

Dependiendo de su propósito, distinguimos dos grandes tipos de pruebas:

  • Pruebas de Maquetación: Su finalidad es comprobar que la maquetación sea correcta, es decir, “que todo esté donde tiene que estar y como tiene que estar”: colocación de textos e imágenes, que se muestren las tipografías adecuadas y con las características deseadas (tamaños, interlineados, etc).
  • Pruebas de Color: Se hacen para conseguir una aproximación fiel de los colores que se obtendrán al imprimir el trabajo.

¿Por qué son necesarias las pruebas de color?

La fidelidad en la reproducción del color es fundamental en cualquier trabajo de impresión comercial profesional. Dado que es un “detalle” que puede influir en las ventas del producto que se está promocionando, o que puede repercutir en el reconocimiento de una marca (de ahí los colores corporativos), la gestión del color es un aspecto crítico que todo diseñador que trabaje con imprentas debe saber gestionar. Y las pruebas de color son uno más de los aspectos de la gestión del color.

En un mundo ideal, los colores que vemos en nuestros monitores se corresponderían con los que se plasman sobre el papel, pero no… no estamos en ese mundo… son muchos los factores que hacen que los colores que vemos en la pantalla no coincidan con el resultado impreso, siendo el principal el hecho de que los monitores utilizan colores aditivos (el espacio de color RGB) para dotar de color a los píxels que forman la pantalla, mientras que el resultado impreso se consigue mediante colores sustractivos (espacio de color CMYK).

Tipos de pruebas de color

Pruebas de prensa

En el campo de la impresión offset, las pruebas de prensa son aquellas que se realizan con una máquina de imprimir (idealmente la misma que posteriormente realizará la impresión de todo el tiraje), la fiabilidad es por tanto muy grande ya que las condiciones de la prueba son las mismas o muy similares a las del tiraje (procedimiento de impresión, papel, etc). El inconveniente principal es que su coste es muy elevado, puesto que hay que hacer las planchas y preparar la máquina offset como si se tratara de un tiraje real.

Pruebas de color analógicas

Las pruebas analógicas son las primeras que se hicieron fuera de las propias máquinas de imprimir y se producían a partir de las separaciones (fotolitos). Podían realizarse sobre papeles estándar o bien sobre el papel real del pedido a imprimir.

Hablamos en pasado porque aunque eran bastante fiables, con la extensión de la tecnología Computer-to-Plate (CtP) y por tanto al desaparecer la necesidad de obtener fotolitos, este tipo de prueba cayó en desuso.

Los sistemas de pruebas más conocidos en nuestro país fueron las pruebas de color MatchPrint y Cromalin. En este video podéis ver el proceso de producción de una prueba cromalin analógica:

Solicítanos información hola@grupozona.es

Rellena el formulario a continuación y uno de nuestros comerciales se pondra en contacto en la mayor brevedad posible